¿Como elegir un tasador de joyas y antigüedades? Mitos y Verdades

A menudo nos enfrentamos a esta pregunta.

 ¿Y cuál es el valor real de mis joyas?, ¿Es el precio que pagué por ellas?, ¿Es la mitad?, ¿Quién se encarga de este trabajo?

tasación de joyas

Una valoración es definida por la Real Academia de la Lengua Española como la importancia que le damos a una cosa u objeto. Una tasación es la opinión cualificada y puesta de un valor económico a una cosa u objeto.

La tasación de arte, joyas y antigüedades es una manera fiable no sólo de conocer el valor que tienen nuestras joyas a día de “hoy” sino de anticiparnos de manera más segura a problemas como robos, al enfrentamiento posterior con las aseguradoras, a repartos de divorcios o a testamentarías. Haciendo así, que los momentos más duros y sentimentales, sean meros caminos que hay que realizar.

Siempre debemos tener en cuenta que el valor de compra, muy pocas veces es el valor de tasación, simplemente por aplicarse diferentes tipos de valoraciones:

El valor de reposición se refiere al coste que tiene reemplazar la joya por otra igual en el mercado primario actual (excluidos impuestos). Es decir, para que el seguro te la reponga si la volvieses a comprar en la joyería en estado nuevo.

El valor de mercado secundario refleja el valor que un comprador  y un vendedor están dispuestos a pagar en un mercado abierto entre particulares. Al preguntarnos por el valor de nuestra pieza a día de hoy, la respuesta acertada es que vale lo que alguien pagaría por ella. Es el caso de las casas de subastas.

El valor de reposición se corresponde con el valor de venta de las materias primas en el mercado profesional. Si tenemos necesidad de vender nuestra pieza con urgencia este será nuestro mercado.

Además nos interesa saber qué  probabilidades hay de que en una casa de compra-venta nos den el valor que nosotros queremos (siempre al alza pues alberga un  valor sentimental)  o el valor de la tasación que buscamos. Por ello Es primordial visitar a un asesor que pueda velar por nuestros intereses.

Pero entonces, ¿Qué cosas debemos tener en cuenta para buscar al tasador idóneo?

Un tasador de arte, antigüedades o joyas debe tener los conocimientos y la experiencia suficientes para realizar un informe de tasación entregado por escrito y sellado o acuñado con un número oficial de tasador.

tasar mis joyas

En el caso de la joyería debemos buscar un:

Gemólogo. La Diplomatura en Gemología es la titulación oficial para poder realizar la identificación de las Gemas que contengan nuestras joyas.

Experto en Graduación de Piedras de Color. Esta especialización es la que nos va a asegurar que el Gemólogo sepa calificarnos la calidad de las gemas basándose en la claridad, pureza, talla, entre otros factores.

Especialista en Graduación de Diamante Tallado. La experiencia siempre es un grado, pues para que un tasador tenga los conocimientos suficientes para dar un valor monetario a un Diamante no es suficiente con buscar en unas tablas, es totalmente

 

necesario que sepa definir la pureza, el color, la talla, las proporciones de la piedra y explicar un certificado y compararlo con la piedra que tenemos delante si fuera necesario.

La titulación o Máster de Tasación de Joyas y Alhajas es la que determina la capacidad del Gemólogo para poder defender, si fuera preciso, ante un juez el valor de las joyas que ha relatado en el informe.

Siempre aportará un valor inigualable la capacidad del tasador para datar joyas, antigüedades, muebles y arte, haciendo que la valoración sea no solo un número monetario sino una descripción real de la pieza que tenemos delante. De esto son responsables los Historiadores de arte y antigüedades.

Es importante que siempre nos pongamos  en manos de personas que aporten no sólo conocimientos, sino también confianza y delicadeza para trabajar con estos objetos puesto que el valor sentimental que transmiten suele superar con creces al económico. Conservados con celo y amor, nuestros objetos  merecen una tasación correcta y real.