Lo que tienes que saber sobre las Perlas.

La perla es un objeto duro que crece dentro de un molusco vivo, concretamente en el tejido del manto o en la gónada (aparato reproductor del molusco)

 

Al igual que el molusco que lo crea, la perla está compuesta de nácar, el cual se va depositando en capas concéntricas y se unen gracias a una sustancia orgánica que recibe el nombre de conquiolina.

 

Si metemos estas perlas al microscopio podremos observar unas líneas que se asemejan a la huella digital humana. A pesar de no ser evidente a simple vista, estas líneas son las que provocan la rugosidad de la perla que nos permite diferenciarla de algunas de sus imitaciones.

 

En la actualidad solo hablamos de perlas cultivadas puesto que en el mercado, salvo raras excepciones, no encontramos perlas naturales.

 

Denominamos perlas de cultivo a todas aquellas perlas que no se han generado de manera natural. Siendo en granjas de cultivo el lugar donde se producen, en mayor o menor cantidad, tanto las perlas de agua dulce como las saladas. Para su cultivo se introduce un núcleo a la ostra para que vaya generando y envolviendo ese núcleo con nácar.

 

Las perlas cultivadas las separamos en dos amplias categorías:

 

-       Perlas marinas o de agua salada.

-       Perlas de río o de agua dulce.

perlas, información sobre perlas, como comprar perlas, asesoría sobre perlas.

Ambas son utilizadas en joyería fina aunque, ya sea por el precio o la calidad las perlas procedentes de mar son calificadas como de mayor valor.

 

¿Por qué elegir la perla para un regalo?

La perla es una de las pocas joyas de gran variedad en estilos, colores y cultivos. Nos regala una amplia selección de calidades y esto tiene como consecuencia un abanico inigualable en diferentes precios, desde muy bajos y de calidad comercial: las perlas de agua dulce, hasta las perlas cultivadas de gran calidad y lustre que se cultivan en los mares del sur (Agua salada).